Julián Gil agradece objetividad de la prensa en su pleito con Marjorie

El pleito legal entre Marjorie de Sousa y Julián Gil continuó con una audiencia en el Juzgado 12 de lo Familiar, para examinar lo de la manutención y convivencia de su hijo Matías.

A su llegada al tribunal, el actor se enfrentó con un grupo de unas 100 mujeres que portaban posters y cantaban “la prensa está vendida”, refiriéndose a que los medios, supuestamente, han defendido a Gil en su disputa con la actriz venezolana.

Pero a pesar de que el grupo dijo ser fan de De Sousa y hasta vestían camisetas con el rostro de la artista, luego indicaron que formaban parte de una asociación en defensa de la mujer.

“La prensa está vendida… Así fui recibido y humillado por los “fans de la Señora… As´decía el coro… Ahora resulta que compro la prensa… porque ellos hacen su trabajo objetivamente. Hssta cuando?”, escribió Julián, al compartir las imágenes.

“Qué más tengo que aguantar? A veces preferiría callar y no ser parte de este circo, pero no tengo alternativa”, expresó.

Y recalcó: “Mis respetos a la prensa por no dejarse intimidar”.

Mientras tanto, Julián lució calmado y hasta se acercó a las mujeres, y se tomó un selfie con ellas. Al compartir las imágenes, el actor agradeció la objetividad periodística en la cobertura del tema.

“La verdad siempre de frente. Gracias a la prensa por manejar este tema con toda la objetividad posible”, indicó.

“Prefiero que me hieran con la verdad, a que traten de destruirme con la mentira”, escribió la estrella al compartir un video del alboroto que causaron las mujeres.

Rodeado por decenas de reporteros, fotógrafos y cámaras, el actor volvió a denunciar los ataques de la abogada de Marjorie, indicando que no permitirá que siga ensuciando su nombre.

Sobre su caso legal, Gil insistió en que ha cumplido con lo ordenado por la corte, en especial, con la pensión alimenticia fijada para la manutención de su pequeño.

Cabe recordar, que a su llegada a México, el artista dijo molesto que sería la última vez que vería a su hijo por una hora y en el centro de convivencia del tribunal. “Si tengo que ir preso, iré preso”, manifestó al indicar que luchará por ver a Matías como le corresponde.

“Porque pienso que estando en la cárcel, puede que tenga todavía muchos más derechos que verlo en el tribunal”, agregó tajante.

Comentarios